lunes, 31 de mayo de 2010

Cuando los malos recuerdos se convierten...

Es cosa de saber general que cuando una persona se muere se le acaba recordando como buena? Recordemos en los entierros: "ay, que bueno era...", etc.

No todos los que se mueren son malos.
Tengo la obligación moral de citar a un autor que nos dejó hace un año, Mario Benedetti, un gran autor, un gran poeta, y aunque no lo conocí, pienso que gran persona.

Siento aún su renacimiento como un mito, como  una persona que supo lo que quería en su vida.
No puedo hablar de quien no conozco, pero puedo admirarlo. Debajo dejo un poema suyo, que he creído bueno para hablar de lo que hablaba.


No sólo los malos muertos, sino también quiero recordar a aquellos desaparecidos por ideología o por cualquier condicion humana como pueda ser el sexo, la religión o el color de la piel, que son asesinados todos los años, sean de un signo o de otro, la violencia no es la solución.


Como bien decía Gandhi: "No hay un camino hacia la paz, la paz es el camino"


Supongo que todos debemos predicar con el ejemplo, buscar siempre soluciones pacíficas, buscar el agua en el desierto.


Bien cierto es que todo el discurso que he soltado no tiene sentido, no tiene argumento.
Por eso me doy permiso para recordar a todos aquellos que han muerto de hambre gracias a la Unión Europea, China, Japón o los Estados Unidos.


Realmente mueren o siguen vivos porque los recordamos? os dejo reflexionar.


Os dejo con un contenido realmente interesante, un poema de Mario Benedetti.
Sigue vivo entre nosotros, recordemosle!


buena semana a todas y todos!



DESAPARECIDOS
 
      Están en algún sitio / concertados
      desconcertados / sordos
      buscándose / buscándonos
      bloqueados por los signos y las dudas
      contemplando las verjas de las plazas
      los timbres de las puertas / las viejas azoteas
      ordenando sus sueños sus olvidos
      quizá convalecientes de su muerte privada
      nadie les ha explicado con certeza
      si ya se fueron o si no
      si son pancartas o temblores
      sobrevivientes o responsos
      ven pasar árboles y pájaros
      e ignoran a qué sombra pertenecen
      cuando empezaron a desaparecer
      hace tres cinco siete ceremonias
      a desaparecer como sin sangre
      como sin rostro y sin motivo
      vieron por la ventana de su ausencia
      lo que quedaba atrás / ese andamiaje
      de abrazos cielo y humo
      cuando empezaron a desaparecer
      como el oasis en los espejismos
      a desaparecer sin últimas palabras
      tenían en sus manos los trocitos
      de cosas que querían
      están en algún sitio / nube o tumba
      están en algún sitio / estoy seguro
      allá en el sur del alma
      es posible que hayan extraviado la brújula
      y hoy vaguen preguntando preguntando
      dónde carajo queda el buen amor
      porque vienen del odio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada